Miércoles, 28 Febrero 2018 18:41

Mico's Awards 2018.

Escrito por

Este fin de semana, adelantándonos a la gala de los Oscars, en MicoCultura hemos hecho balance de nuestro año de cine. Abriendo un plano general de todo este año hemos tenido sorpresas y descubrimientos, decepciones y expectativas cumplidas. Nuestro palmarés, que podéis descargar completo aquí, no refleja estas vicisitudes pero os queremos dar unas pinceladas de cómo nos ha ido este año en el cine.

Muchas veces nos plantamos delante de la cartelera y son nuestras filias y fobias las que nos hacen decantarnos por unas u otras. Nos gusta ver cine de todo tipo y hay casos donde claramente se nos posicionan unas expectativas. En lo negativo podemos hablar tanto de La La Land, raciones por igual de marketing hollywodiense y de contenido reaccionario y simplón engalanado con luces, canciones y movimientos de baile, como de 50 sombras más oscuras que confirma con su segunda entrega cómo esa pseudo liberación sexual de las mujeres debe quedar siempre limitada por la sumisión a un principe azul esta vez sin corcel pero sí con jet privado.
Por el contrario expectativas cumplidas positivas nos han quedado con Manchester frente el mar, Moonlight, Detroit y Dunkerque. La primera por su guión sobrio, sus grandes interpretaciones y un mensaje sencillo que fluye por el metraje de la película con una densidad muy destacable. La segunda, una degustación maravillosa, dónde Barry Jenkins hace reflexiones sobre cómo los entornos influyen en los procesos de maduración de las personas y en las reflexiones que éstas hacen sobre sí mismas. Con Detroit, Kathyn Bigelow nos sumerge en los disturbios que tuvieron lugar en la ciudad en 1967 y lo hace dando varios enfoques por medio de los diversos personajes de la historia. Por último Dunkerque, y pese a las controversias historiográficas que pudiera generar, nos deja ver el gusto formal marca Chistopher Nolan que se vale de un enfoque y montaje arriesgado que intensifica la historia más allá del propio argumento.

El capítulo de decepciones, que va ligado a las posibilidades que podría obtener la película y su resultado final, estaría representado con La seducción y The Square. La película de Sofia Coppola, sin hacer comparativa con El seductor película origen de este remake, nos ofrece diseño y estilismo dejando exento al film de la profundidad psicológica y las controversias que puede generar la llegada de un sujeto a un entorno cerrado, un internado femenino, y con un contexto, la guerra, que podría dimensionar dichos elementos por su excepcionalidad. Por su parte, los intentos de The Square por identificar el esnobismo que se mueve dentro de la élite cultural, que tiene preocupaciones sociales por mera motivación personal, puede quedar reducida a ofrecer un mensaje enclavado en lo mismo que busca diseccionar, fruto de un enfoque y una profundidad reducida.

De todas maneras lo que nos lleva al cine es buscar el no quedar indiferente, el buscar aportaciones en nuestra concepción de las cosas, hechos y cotidianidades pero también a encontrarnos sorpresas que nos motiven a mantener el gusto por las historias. Este año creemos que ha sido bueno en este apartado, nos ha acercado a relatos como Locas de alegría donde una escapada de un centro psiquiátrico pone en tela de juicio si el hecho de estar loco no es una mera etiqueta puesta por quien con otros síntomas podría ser catalogado de igual manera por otros. Historias sobre la mala suerte como en La suerte de los Logan con un guión más sencillo pero que igualmente nos hace caer en la idea que se debe buscar el huir de etiquetas reduccionistas. También esquemas muy utilizados, donde se nos presenta a un misántropo como en Un hombre llamado Ove, pero que con matices en el enfoque y características la historia pueden sorprender gratamente.
Sorpresas también reflexivas como Okja, una apuesta clara e inusual para denunciar la relación del ser humano con la naturaleza y cómo la mutamos y destruimos en pos de un ritmo y desarrollo absurdo. También con Anchor and hope (Tierra Firme) reflexionamos sobre las estructuras familiares posibles, con una naturalidad más allá de la teoría.

Un año de cine no puede quedar en un reducido palmarés de premios y méritos sino en el acto consecuente de haber visionado, reflexionado y debatido sobre las historias que nos han contado. Por lo que esperamos que este año 2018 nos ofrezca buenas películas, buenas historias para poder debatir, interactuar y sacar conclusiones conjuntas.

Medios

Mico's Awards 2018
Votaciones Mico's Awards 2018
Aquí comienza tu camino a la jungla. Inscríbete a nuestra newsletter.
Please wait
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo