Miércoles, 18 Julio 2018 08:26

Mandela, Madiba, Tata

Escrito por

100 años del nacimiento de Nelson Rolihlahla Mandela, una fecha clave para recordarlo y mantener su legado analizándo sus hechos, sin blanqueo, sin mistificaciones, sin la lupa occidental. Hay muchas forma de acercarse a Mandela y en Micocultura tenemos un par de deudas pendientes en la lectura de obras claves para comprenderlo desde la raíz: su autobiografía titulada Un largo camino hacia la libertad  o sus Cartas desde la prisión. Fuentes de primera mano que nos podrían acercar más a la persona y alejarnos del mito. También compender el aspecto que más nos interesa, su ideología: cómo luchó contra el apartheid, por qué siendo pacifista tuvo que escoger la lucha armada, qué ideales defendía...

Hoy, sin embargo, al encontrarnos en la sección EnPantalla, hablaremos del tratamiento de Mandela en el cine analizando las películas más recientes y también las más conocidas: InvictusMandela: long walk to freedom.

Invictus.

Dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon, relata la personalidad de Mandela presidente tomando como contexto el Mundial de Rugby de 1995 celebrado en Sudáfrica. En esta película se nos muestra al Mandela mandatario, táctico en política y obsesionado con la imagen de unidad. Conciliador, reflejado en un punto casi misericordioso, consigue aunar a la población a través del rugby, apropiándose de uno de los símbolos del apartheid, el equipo de los Springboks, hecho por y para los blancos afrikaans. Refleja un hombre pragmático que construye poder con poco y utiliza todo lo que tiene alrededor para hacer entender su mensaje, para la creación de un país nuevo. "Debemos construir la nación con todos los ladrillos disponibles" dice para justificar el uso del rugby y del equipo verde-oro como un elemento aglutinador de la gente: reapropiación de los símbolos de separación, para convertirlos en símbolos populares de unificación. Lo hace, además, para no perder a la minoría blanca del gobierno, minoría que controlaba todos los factores de poder del estado: la economía, la policía y el ejército. Como decía, un Mandela pragmático en la toma de decisiones, alejado de lo que en Europa llamarían 'populismo' y que lo convirtió en símbolo del perdón, el pacifismo y la unión del pueblo.

En torno a esta acción política se trata de reflejar a la persona detrás del político. Se muestra una persona muy activa y rigurosa en sus horarios; muy ilusionada con los proyectos, casi llegando a la obsesión con el rugby; conciliadora y próxima en el trato con los trabajadores y con el pueblo. Pero, también una persona solitaria  y agotada por la edad. Una personalidad encumbrada que en ocasiones, y más por cómo reaccionan los persoanjes de alrededor, se aproxima a la mitificación del personaje para adaptarlo a lo que el público desea ver. Esta 'occidentalización' del personaje llega hasta tal punto que el elemento punitivo y carcelario se realiza a través del personaje del capitán del equipo de rugby con la doble intención de alejar al personaje de Mandela de ese elemento crucial de su vida y la muestra empática a través del blanco, porque parace ser que si lo vive un negro, el público blanco no es capaz de comprender lo que son 27 años de una vida en prisión. Este 'blanqueamiento' y mistificación del personaje creo que es el mayor fallo en la película y es lo que, y más tratándose de Clint Eastwood, hace que me interese más por las fuentes originales para acercarme a Mandela y alejarme de esa visión del mito.

Nelson Mandela 100añosMandela: long walk to freedom.

Toma de referente la autobiografía de Mandela para contarnos su vida hasta la llegada al poder como presidente. Justin Chadwick dirige la mirada hacia el conocimiento más completo del personaje. Trata de forma natural a la persona sin ocultar sus errores y sin caer en encumbramientos. Resulta interesante el tratamiento político e ideológico ya que entra. incluso, en reflejar sus contradicciones o los motivos que les llevaron a tomar las armas, habiendo sido un movimiento pacífico.  También realiza una muestra de cómo estaba el país, la política del apartheid y la radicalización de la gente fruto de la opresión contínua. Llama, además, la atención el tratamiento de su entorno más familiar y cercano: sus orígenes, sus mujeres, sus hijos, sus amigos. En este caso, nos revela la importancia de la figura de Winnie, que lejos de acallarla o dejarla en la figura de esposa, también nos la muestra en su faceta política y guerrillera y cómo fue el pilar fundamental del movimiento 'Free Mandela' y la presión armada al gobierno de De Klerk. Por tanto, realiza una visión más global no sólo del personaje de Mandela sino del ambiente que lo rodeó y los hechos que lo condujeron a ser el presidente que luego fue. 

Destaca la capacidad de comprensión de las características en torno al Congreso Nacional Africano, sus movimientos, su ideología, sus cambios y cómo Mandela supo aprender de él hasta liderarlo. Cómo toma las palabras de Walter, "cada uno de nosotros por separado es pequeño, pero juntos tenemos la fuerza" y las hace propias y cómo las lleva hasta las últimas consecuencias: en el juicio están dispuestos a la pena máxima, la muerte, con tal de defender sus ideas, sin titubeos o explicaciones añadidas. Capacidad que mantendrá y ampliará durante sus años en prisión, el reflejo de una tenacidad soportada a pesar de las condiciones inhumanas de prisión. El sacrificio individual por el colectivo. Así, en su lado más íntimo lo refleja:

"Sueño lo mismo noche tras noche. Regreso a mi casa de Orlando. Todo está como estaba. Todos están allí. Todos aquellos a quienes más he amado en el mundo. parecen estar bien y seguir adelante con sus vidas. Pero no me ven. [...]Aún sueño lo mismo de nates. Con la casa de Orlando. Puedo oír a quienes más he amado en el mundo. Quiero acercarme a ellos, tocarlos... pero se han ido."

Las dos películas nos acercan al personaje, pero debemos aproximarnos con una mirada crítica para no caer en el mito y acercarnos a la persona y sus ideas, porque fueron y son éstas las importantes para  ganar la lucha ante injusticias como la del apartheid y el racismo institucional, para entender lo que significó el grito "Amandla!Awethu!" (Poder! Nuestro!).

 

 

Medios

100 años Madiba
Aquí comienza tu camino a la jungla. Inscríbete a nuestra newsletter.
Please wait
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo