Jueves, 13 Septiembre 2018 12:07

Ove y Toni Erdmann: dos personajes para girar la realidad.

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Vaya dos películas que recomendamos hoy. Si habéis  pasado la frontera y os habéis interesado al ver que eran una alemana y una escandinava ya podemos estar satisfechos. El cine que viene de los países del norte no parece tener mucha acogida, generalmente hablando, pero tiene un valor incalculable, su calidad es desconocida y nos hemos dado cuenta de que  cada película que vemos más demuestra ser un cine estable que optimiza recursos y que llena la pantalla de buenas historias. OveLas dos películas de hoy, Un hombre llamado Ove de Hannes Holm  (Suecia, 2015) y Toni Erdmann de Maren Ade (Alemania, 2016) nos hacen conocer  a dos personajes peculiares que se nos convertirán en seres entrañables como el abuelo gruñón de Up.

Por un lado tenemos a Ove cerca de los 60 años ya no tiene gusto por nada, su vida ha sido una cadena de hechos mal afortunados, se ha convertido en un solitario a la fuerza, es una persona rígida y sus vecinos lo esquivan y justo cuando se determina a acabar con sus problemas encuentra poco a poco la curiosidad en la familia que se ha mudado a la casa de al lado.

Winfried es el otro personaje principal de estas dos películas. Un profesor de música excéntrico, solitario, pero con espíritu de bromista  se da cuenta de que su hija no parece feliz y decide visitarla. Durante la visita aparece Toni Erdmann el personaje ficticio que Winfried inventa para involucrarse en el día a día de su hija y hacerle reflexionar sobre cómo tiene orientada su vida.

Las películas tienen varios valores comunes, dos grandes actores que desarrollan los personajes de una manera sencilla y brillante como son Rolf Lassgård como Ove y Peter Simonischek como Winfried / Toni Erdmann, guiones que dan lugar a historias completas y gozan de reconocimiento entre el cine europeo como mejor comedia en los premios europeos de cine de 2016  para Un hombre llamado Ove y mejor película en la misma gala para Toni Erdmann, siendo ambas además nominadas como mejor película de habla no inglesa en los Oscar's de 2017.

Toni ErdmannEl reconocimiento académico queda en segundo plano cuando encuentras películas como éstas que profundizan en las relaciones afectivas, en la cercanía entre individuos ajenos al propio núcleo familiar, como es el caso de Un hombre llamado Ove, o tan próximos pero alejados por elementos externos como en Toni Erdmann. Valores como la interculturalidad, la infelicidad capitalista, los roles que adoptamos para creernos protegidxs son algunos de los que encontraremos y nos requerirán replanteamientos posteriores.

Dos películas que disfrutar, con las que acabar con la sonrisa puesta y la satisfacción de tener el estómago lleno de dos grandes historias  muy bien elaboradas y reflexivas, con las que, a partir de ahora, daremos cuenta en nuestro día a día de la existencia de personajes poliédricos como Ove y Toni Erdmann.

 

Ove y Toni Erdmann: dos personajes para girar la realidad.8

Ove y Toni Erdmann: dos personajes para girar la realidad.9




Medios

Aquí comienza tu camino a la jungla. Inscríbete a nuestra newsletter.
Please wait
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo