Lunes, 01 Octubre 2018 08:14

1-Octubre. Memoria: "Vam votar!"

Escrito por

01.10.2017 Referendum 1-OCT (5).jpg
Hace un año estábamos en la calle defendiendo el colegio electoral que se nos fue reasignado, el Foment Martinenc (Camp de l’arpa, Barcelona). Digo reasignado porque nuestro centro de votación habitual, el colegio concertado Escolàpies se negó abrir como parte de maquinaria represora desde el miedo o la autoridad. Pasamos allí todo el día en un mezcla de orgullo organizativo, emoción por votar y tensión máxima porque veíamos pasar constantemente furgones de la policía por las calles paralelas a Carrer Rogent. Sabíamos que podíamos ser los siguientes y el cuerpo estaba en constante alerta. Día húmedo y largo. No nos fiamos de los ruidos ni tampoco de si había un movimiento extraño que no estuviera dentro de lo que habíamos convertido en nuestro lugar de resistencia. A eso de las 6 de la tarde contemplamos, primero aterrados y luego eufóricos, cómo se acercaban un grupo grande de personas que venían a unificar los colegios para una mayor protección. Unido el barrio frente al instituto Juan Manuel Zafra como pueblo entre la victoria desobediente y la esperanza de sabernos construir. Esta fue nuestra experiencia y como la nuestra las hay a millones.

Cualquiera que no sepa del tema (es difícil) señalará las palabras bélicas y defensivas como ‘alerta’, ‘proteger’ o ‘resistencia’ exageradas si pensamos que sólo se trataba de votar. La verdad es que hemos normalizado estas expresiones y esta actitud de algo totalmente excepcional si entendemos al Estado español como una democracia (cosa que ya sabemos que no es). Nunca entenderemos cómo un referéndum (en el que cabía el sí y el no) pudiera ser prohibido, machacado y señalado como enemigo al que enviar toda la fuerza estatal como si se tratara de armas de destrucción masiva. Es una de las cosas que no debemos olvidar jamás: nos prohibieron votar. Y, ojo, ese ‘nos’ es a todos los que vivimos en Catalunya con todas las opciones políticas. Nos intentaron quitar la voz, la opinión, la autodeterminación, derechos fundamentales por encima de cualquier nación o estructura estatal.
Y, como también sabemos, pasaron al plano de la violencia estatal en todos los términos: conquistando con barcos y expandiendo el miedo días antes; con registros policiales sin órdenes; creando tensión para ver si saltaba la liebre; con la racionalidad de la porra, el escudo y las pelotas de goma prohibidas en esta tierra; con el asalto a pueblos pequeños; con la brutalidad sobre los cuerpos; con la vejación sobre las personas. Todo esto es la segunda cosa que no olvidaremos jamás.
Sin embargo, no queremos que el recuerdo se los lleven la censura y la violencia. El recuerdo de hoy debe ir dirigido a la esperanza de saber que somos capaces de organizarnos y de crear algo tan maravilloso (que no excepcional) como un referéndum de autodeterminación. Es esto lo que jamás se nos puede olvidar. Porque si esto lo mantenemos en nuestra mente no seremos nunca dependientes ni de Estados, ni de gobiernos, ni de mercados. La idea de Allende de “la historia es nuestra y la hacen los pueblos” como base de la construcción y el cambio. Lo vimos el 1 de Octubre de 2017. Que no se nos olvide.
[Para compartir la memoria colectiva os dejamos en la caja multimedia el enlace a dos de los documentales sobre este día, El primer dia d'octubre de La Directa y 1-O producido por Mediapro, sabiendo además que hay miles de imágenes en la red]

Medios

Aquí comienza tu camino a la jungla. Inscríbete a nuestra newsletter.
Please wait
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo