Martes, 28 Marzo 2017 15:58

El hombre de las mil caras

Escrito por

En la película se nos narran las peripecias de un sinvergüenza, Francisco Paesa. Se hace un acopio sobre hechos de su biografía pero, sobre todo, se centra en el supuesto intento de ocultación de los fondos públicos que Luis Roldán evadió de la Caja Pública y la posterior entrega de éste a las autoridades españolas en Bangkok en 1995. 

Contada desde un narrador personaje, en este caso un facilitador y amigo de Paesa interpretado con solvencia por un José Coronado sin extravagancias, la película mantiene un ritmo que nos sujeta a la historia. Una historia de personajes en segunda línea de visibilidad, de sucesos turbios de nuestro devenir político reciente desconocidos en profundidad por la opinión pública. Resulta recomendable para evaluar la importancia de activos impunes que mantienen ligazón directa con las instituciones y autoridades de nuestro estado de derecho. En definitiva, una película de “pillos” y “gamberretes” que mantienen su vida flamante a costa del tinglado que mantenemos con nuestro empeño y trabajo.

A nivel interpretativo , además de lo expresado anteriormente sobre el papel de José Coronado, es reseñable el casi siempre eficiente Eduard Fernández que interpreta a Francisco Paesa dándole ese tono turbio y de tejedor en la sombra de los acontecimientos. Sorprendente la crítica favorable a Carlos Santos en su papel del exdirector general de la Guardia Civil, Luis Roldán, donde intensifica en demasía las inseguridades del personaje pareciendo alejar la idea de que no lo hacía todo a conciencia. Cabe recordar que el tipo fue acusado  por numerosos delitos económicos y que fue director general de la Guardia Civil en la época que se realizó la denominada guerra sucia del Estado contra ETA.  Pero bueno, del trabajo de Carlos Santos  parece más importar que  engordó para hacer el papel y como de él mismo dice "Yo veo la película y digo: ¿Quién es ese tío calvo y gordo que aparece ahí?" Tan importante como para otorgarle el Goya de actor revelación. El mundo de los premios y de la Academia es muy de imagen y no parece que tenga que resaltar este fallo garrafal en la interpretación  y planteamiento del personaje que puede dar ideas equívocas sobre un hecho punible.

Por otro lado es destacable cómo su director, Alberto Rodríguez, nos muestra una historia con cuerpo y ritmo sostenible. No defrauda en este aspecto tras el nivel marcado en su película referente La Isla mínimaA pesar del mal planteamiento sobre el personaje de Roldán, la película parece contar de manera rigurosa los hechos acontecidos y permite al espectador crear una posición ante ellos pero cuidado, como en todo material cultural, con no caer en desactivar el espiritu crítico ante lo que se nos ofrece.

6

 

 

 

Medios

El hombre de las mil caras ficha
"El hombre de las mil caras" Ficha
Aquí comienza tu camino a la jungla. Inscríbete a nuestra newsletter.
Please wait
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo