Viernes, 12 Octubre 2018 09:04

12-O: Un día para no celebrar

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Una fiesta nacional vinculada a un proceso violento como es la colonización de pueblos no debería tener el respaldo popular y es por ello que no deberíamos encontrar motivos para celebrar un día como el 12 de Octubre. Lo han llamado de varias maneras, desde las exaltaciones supremacistas como “Día de la Raza” a la concepción de un estado como un imperio etnicista y colonial con la denominación de “Día de la Hispanidad”,  pero nunca han cambiado su vinculación a hechos cruentos o de demostraciones de fuerza como también, desde épocas autoritarias hasta la actualidad, lo es el desfile de las fuerzas armadas y la prepotencia patria.

12-Octubre: Nada a celebrarLa actual ley de 1987, que proclama la fiesta, en su exposición de motivos dice que “la fecha elegida, el 12 de octubre, simboliza la efemérides histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los reinos de España en una misma monarquía, inicia un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos.”, vinculando con ello esta vez la fiesta con el imperio cultural y lingüístico y un proceso inacabado de integración en torno a la monarquía. La nueva conceptualidad gira en torno a la imposición por el uso de la fuerza de una lengua y un credo y la integración, por conquista o casamiento, de los diferentes reinos de su idea inmóvil de una España que parece que toda la vida ha estado regida por la corona y unida bajo el mismo yugo.

Es una fecha con fervientxs y nostálgicxs seguidorxs de las épocas imperiales, pero que también ha generado una oposición y rechazo que ha tenido mayor resonancia en los últimos años. La explicación está en que no todxs nos sentimos tan cómodos con estas exaltaciones tan alejadas de un análisis autocrítico de la historia y, es más, algunxs nos sentimos avergonzadxs y humilladxs por ser vinculadxs, aunque sea administritivamente, a esa fecha y a esas concepciones, considerando que no tenemos nada que celebrar.

Si así lo decidiera España, no sería el primer país que reformulara el concepto de este día. Varios países latinoamericanos la mantienen tal cual como día de la raza pero otros han comprendido la historia y han pasado a denominar el día como el día de la resistencia indígena. Celebramos la concepción, de estos países, sobre la dignidad de la resistencia de los pueblos indígenas que sufrieron todo lo que implica la apropiación y conquista sobre un territorio  y nuestra reflexión nos debería llevar a declarar el día de hoy no como el día de la vergüenza por tomar más bien un concepto en positivo sino como el día de la conciencia antiimperialista. Con la madurez de los datos que incluso nos hablan de una matanza de la población indígena cercana al 90%, del saqueo de sus principales fuentes de riqueza (185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata) y la colonización que se practicó desde Europa en vías de desarticulación, no económicamente hablando, pero sí en otra fase desde lo político bien se podría producir un cambio legislativo que tuviera más en cuenta otros parámetros y no tanto el sentimiento folklórico y patrio de esa trasnochada España que añora su imperio donde no se ponía el sol.

Medios

Aquí comienza tu camino a la jungla. Inscríbete a nuestra newsletter.
Please wait
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo