Jueves, 09 Agosto 2018 06:00

No soy de aquí. Joseba Sarrionandia.

Escrito por

Llevaba en mi estantería desde hace 5 o 6 años, en una de Sant Jordi que compras libros de viejo. No es un libro nuevo, no es un estreno, pero ha sido todo un descubrimiento y ahora se sitúa en uno de mis libros de referencia.  No soy de aquí (Ni ez naiz hemengoa) de Joseba Sarrionandia es, en palabras de la editorial Hiru (la responsable en publicarlo en castellano), “una especie de diario laberíntico” que recoge una serie de reflexiones culturales y autobiográficas del autor entre enero y julio de 1984, fechas en las que se encontraba en la prisión de máxima seguridad de Herrera de La Mancha en régimen de aislamiento. Es un libro que mezcla una serie de anotaciones diarias muy bien elaboradas, tanto en escritura como en profundidad de la temática, que se convierten en una especie de ensayos breves sobre literatura, pintura, cultura, cárcel y lengua. Algunas de ellas, las más autobiográficas y personales están afectadas por la cárcel, sin embargo, no se trata de un libro de memorias carcelarias sino de un diario personal escrito por una persona que es capaz de pensar profundamente y con gran lucidez sobre cuestiones filosóficas y lingüísticas.

Joseba Sarrionandía, La Habana, 2016. Foto de Jose GoitiaEl autor se encuentra en régimen de aislamiento junto a muchos compañeros por una serie de protestas. En los textos que se refieren a este tema podemos encontrar el trato vejatorio en la cárcel, los meses de aislamiento, la utilización de armas como el gas pimienta o la prohibición de hablar en euskera. Pero también podemos ver cómo afectan diversos casos exteriores a la vida del recluso, como, por ejemplo, el asesinato de su compañero Iñaki Ojeda en Barakaldo o un programa en RNE sobre violencia en el País Vasco donde puede escuchar a Benito Lertxundi. Son estas noticias del exterior las que se nota que le afectan más, aunque no por ello pierde esa capacidad reflexiva que le caracteriza y que recoge en textos más breves y silenciosos pero llenos de sensaciones, a veces de rabia y otras de inquietud. Unos ejemplos de estos textos los encontramos en “Un nuevo día” que relata una protesta en la cárcel o “En cuarto menguante”, donde nos habla de la noticia del asesinato de un CAA en Pasaia.

Como ya he señalado anteriormente, la cárcel lo encontramos a lo largo de todo el libro, pero no deja que lo ahogue a la hora de reflexionar sobre otros temas que le inquietan. Así, una cuestión sobre la que es prolífico es el arte y la literatura, de los que toca temas variopintos que van desde la reflexión  de los colores y sus significados primitivos a un análisis del animal o monstruo resultante en La metamorfosis de Kafka. En este caso son textos que escritos desde la sencillez, profundizan sobre los conceptos y les da vueltas hasta reflejar la idea principal, dejándola en muchos casos en cierto tono sostenido que crea dudas y reflexión en el lector. Son textos ricos que denotan su trayectoria cultural, su gran peso filosófico y que son unos ensayos breves que increíblemente han sido compuestos en unas circunstancias tan adversas como es la privación de libertad. Sobre este tema, podemos señalar “Sapos desnudos y vestidos” sobre unos escritos de brujería de Caro Baroja; “Vladimir Maiakovski” sobre el testamento del poeta; o “Urdina o grisa” sobre el concepto de este color.

El último gran tema que quizás le crea mayor inquietud es el lenguaje que va unido también al territorio, es decir, la situación del Euskera pero también cómo esta lengua cambia según el lugar. En este sentido podemos ver multitud de escritos que nos trasmite la diversidad cultural y lingüística en torno a un pueblo o cómo afecta otras lenguas al Euskera. Son textos que, igual que ocurría con aquellos que nos hablan sobre arte y literatura, están escritos de manera sencilla sin términos complejos pero son ricos en temas, fuentes y recopilaciones del ámbito popular. Además, podemos encontrar que se utiliza en algunos casos con gran fuerza reivindicativa señalando aspectos como el imperialismo lingüístico o la lengua como herramienta subversiva. Así, dentro de este ámbito, podemos encontrar “La ternera y la carne de ternera”, “La violencia y la simpleza” y “Lengua como refugio”, del que podemos extraer las siguientes palabras:

“Hay miles de situaciones. El idioma puede ser refugio, además de medio de relación. Un momento de libertad en el desapacible mundo impuesto por las circunstancias, un lugar íntimo para protegerse de la curiosidad intrusa, una rebelión clandestina contra el sistema opresor, el idioma, además de ser un medio de comunicación, tiene multitud de utilidades defensivas y rebeldes. 

La utilización del idioma es uno de los últimos apoyos que nos queda a lo pueblos oprimidos y es un puntal difícil de derruir.”.

Por la diversidad de temas y el conocimiento que ofrece sobre ellos y cómo lo hace desde una sencillez opuesta a una posición superior academicista, sino desde unos apuntes íntimos escritos para sí mismo, porque se trata de un diario que más allá de recoger su día a día, recoge pensamientos atemporales, No soy de aquí es un libro referente. La capacidad comunicativa de los textos captan la atención del lector sobre temas que en un principio puedan ser ajenos o no tan atractivos. Además lo hace desde esa circunstancia anómala de estar preso, sin que esto suponga una victimización o una tragedia en su punto de reflexión. Es muy recomendable por la cantidad de sensaciones e ideas que ofrece de esa forma breve y a saltos, como es el pensamiento, el día a día, de las personas.

Medios

No soy de aquí joseba sarrionandia ficha
Aquí comienza tu camino a la jungla. Inscríbete a nuestra newsletter.
Please wait
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo